Trabajadores en París comenzaron a descontaminar algunas escuelas que dieron positivo a niveles inseguros de plomo tras el incendio en la catedral de Notre Dame con el fin de proteger a los niños de riesgos por envenenamiento con el metal pesado.
Las autoridades locales ordenaron el mes pasado una limpieza profunda cerca de la catedral, después del incendio del 15 de abril. Se espera que los trabajos se completen antes de que los niños regresen a clases en septiembre.
La limpieza de plomo en la catedral se reanudará la próxima semana con medidas de seguridad más estrictas, después de que las autoridades la suspendieron el mes pasado bajo presión de inspectores del trabajo preocupados por la salud de los trabajadores.
Con información y foto de AP

Comentarios