Tras la renuncia del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que en un gobierno democrático y que tiene como propósito transformar al país siempre existen discrepancias, si se tratara de un gobierno conservador, dijo, la vida sería muy plana, nunca sucederían cosas.
Reconoció que tuvo diferencias con Urzúa. Precisó que estamos en un proceso de transformación y en la administración de la 4T no se oculta nada. El mandatario explicó que tuvieron discrepancias en el Plan Nacional de Desarrollo y en el manejo de la Banca de Desarrollo.
En su conferencia de prensa matutina, López Obrador dijo que, quizás, Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, es uno de los personajes al que seguramente se refiere Carlos Urzúa en su carta de renuncia. Sin embargo, negó que haya un conflicto de interés como denunció Carlos Urzúa.
Explicó que el ahora ex secretario de Hacienda tuvo diferencias con Germán Martínez, ex director del IMSS; y con la titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Margarita Ríos Farjat.
El jefe del Ejecutivo no descartó la posibilidad de más movimientos o renuncias en su gabinete, pero indicó que no hay porque rasgarse las vestiduras.
Reiteró que el país va bien y aseveró que el peso está fortachón y aguantó. López Obrador agregó que su gobierno está dispuesto a cambiar la política económica, ya que la gente votó para que se modificara la política económica.
Con información de Víctor Gamboa
Foto: Presidencia

Compartir

Comentarios