Tras haber sido interrumpidas el 25 de julio por un riesgo de contaminación con plomo, las obras de consolidación para reconstruir la catedral de París reiniciaron este lunes, con unos 50 obreros como máximo.

La Inspección de Trabajo dio luz verde a que se retomaran las obras, tras comprobar que se habían instalado las medidas de seguridad necesarias, incluidos pediluvios, duchas, vestimenta especial y un estricto protocolo de entrada y salida del lugar.

El ingreso a la obra se realiza por una única entrada y es obligatorio pasar por una unidad de descontaminación. Todas las personas que ingresen al lugar deben desnudarse y vestirse de nuevo con ropa desechable.

El objetivo es garantizar la seguridad del personal que trabaja en la catedral de Notre Dame e impedir la dispersión de polvo de plomo fuera de la obra, protegida herméticamente.

Desde el incendio, el 15 de abril pasado, se detectaron índices elevados de concentración de plomo, al cual los niños son especialmente sensibles.

Redacción Radio Centro

Foto: sosyalforum.org

Comentarios