Científicos de la UNAM crearon un parche hecho a base de productos naturales, libera fármacos, reduce el tiempo de cicatrización y mejora la calidad de la piel nueva.
Además, su consistencia transparente permite monitorear la lesión de manera no invasiva, informó Gerardo Leyva Gómez, académico de la Facultad de Química (FQ).
Para reducir el tiempo y los altos costos que implica el cuidado de estos pacientes en el sector salud (30 mil pesos mensuales), desarrollaron un material de curación de bajo costo, biodegradable y con nanopartículas.
Leyva Gómez y su equipo observaron que la calidad de la piel regenerada es multifactorial, y de la zona dañada se recobra cerca del 60 por ciento de funcionalidad, en comparación con la piel sana, no tiene la misma hidratación, elasticidad y coloración.
“Una herida tradicional cierra en dos o tres semanas, dependiendo de la severidad, pero con nuestro apósito el proceso tardaría entre una y dos semanas, y se mejora la calidad de la piel”, informó el académico.
En México alrededor de 120 mil personas al año sufren heridas en la piel por agua caliente, electricidad, sustancias químicas o fricción, más del 60 por ciento de esta población son niños de cuatro a cinco años de edad.
Redacción Radio Centro Noticias
Foto: @SalaPrensaUNAM

Comentarios