Durante la tradicional audiencia de los miércoles que coincidió con el Día del Trabajo, el papa Francisco calificó el desempleo como una “tragedia mundial” y pidió rezar por quienes no logran un empleo.
“Hoy celebramos la memoria de San José Obrero. Que la figura del humilde trabajador de Nazaret nos oriente siempre hacia Cristo”, dijo el pontífice en la plaza de San Pedro del Vaticano, ante miles de fieles.
Francisco pidió la intercesión del santo para que “apoye el sacrificio de aquellos que obran el bien y a los que han perdido el trabajo o no logran conseguir uno”.

Antes de pronunciar su catequesis, como es habitual, el papa recorrió en papamóvil la plaza de San Pedro del Vaticano, donde fue aclamado por multitud de fieles y besó a varios niños.
Redacción Radio Centro Noticias

Foto: @AP

Compartir

Comentarios