Al menos cinco muertos dejó el sismo de 6.3 grados que se registró en la isla filipina de Luzón y que provocó el derrumbe de dos edificios.
La gobernadora de la provincia de Pampanga, Lilia Pineda, informó que tres cuerpos fueron hallados en un edificio derrumbado en la ciudad de Porac, en la provincia de Pampanga al norte de Manila.
Añadió que otros dos -el de una anciana y su nieto- fueron descubiertos entre los escombros de otro edificio en la vecina ciudad de Lubao.
El Servicio Geológico de Estados Unidos ínformó que el seísmo se registró a una profundidad de 40 kilómetros.
Renato Solidum, responsable del Instituto Filipino de Sismología y Vulcanología, señaló que el temblor, causado por movimiento en una falla local, no era lo bastante fuerte como para provocar un tsunami.
Filipinas se sitúa en una zona muy activa sísmicamente, el Anillo de Fuego del Pacífico, una curva en forma de herradura repleta de volcanes y de fallas que rodea todo el océano desde Asia hasta el polo norte y toda América de norte a sur, en el que se producen el 90% de los terremotos del mundo.
Redacción: Radio Centro Noticias

Foto: AP

Comentarios