Una nube tóxica que desprende olores que simulan “ajo podrido” cubrió la cabecera municipal de Salamanca, provocando entre sus habitantes malestares en la nariz, dolor de cabeza, náuseas y mareos, sin que al momento se pueda determinar la causa de su origen.
Desde la noche del martes apareció la nube y comenzaron los fuertes olores.
Protección Civil señala que se desconocen las causas y recomendó a la población no realizar actividades al aire libre, mantener cerradas puertas y ventas y acudir al médico en caso de presentar algún cuadro de intoxicación.
Mientras tanto, los habitantes realizan sus actividades con cubrebocas para aminorar los efectos.
Estudios realizados por organizaciones ambientales han ubicado a Salamanca en el ranking de las 10 ciudades más contaminadas del país. El municipio de Guanajuato alberga la refinería Ingeniero Antonio M. Amor.
Con información de Carmen Pizano

Comentarios