Luego de que legisladores y dirigentes panistas, así como el representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos le dieron su respaldo, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, aseguró que no trabaja para obtener estrellitas, sino para proteger a las víctimas y defender la dignidad de las personas.

Ante las críticas que ha recibido por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador, respondió que los Derechos Humanos no son patrimonio de partidos políticos o grupos, y están por encima de cualquier diferendo o interés político, económico o ideológico.

Al asistir al Informe Anual de Labores de la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República, Kenia López, el titular de la CNDH afirmó que desde la función legislativa se puede y debe generar un entorno de respeto y evitar discursos de odio y polarización que dividen y provocan que la mentira, el encono, el insulto y la descalificación se vuelvan moneda común en la vida pública del país.

Un Poder Legislativo apéndice operativo del Gobierno, dijo, no conviene a nadie y abre la puerta a decisiones autoritarias en las que los derechos humanos pueden dejarse de lado.

A unas semanas de concluir su periodo en el cargo, González Pérez aseguró que, por el momento, no piensa en la reelección y no se distraerá en el tema.

Con información de Gabriela Díaz y Redacción Radio Centro

Compartir

Comentarios