La falta de exposición al sol durante el embarazo favorece el desarrollo de enfermedades crónicas como obesidad, hipertensión y diabetes en el niño por nacer, debido al déficit de vitamina D.

Carla González Leyva, investigadora del Instituto Nacional de Perinatología, “Isidro Espinosa de los Reyes”, explicó que 90 por ciento de vitamina D que requiere el cuerpo, proviene de la exposición solar y 10 por ciento de los alimentos.

De acuerdo con un estudio realizado a 70 mujeres en estado de gravidez, se determinó que 21 por ciento de las gestantes, durante el tercer trimestre de la etapa perinatal, registra valores no óptimos en sangre de este componente, esencial para el metabolismo del calcio y la mineralización de los huesos del bebé.

González Leyva señaló que ante factores como el de la contaminación, actualmente existe una menor exposición al Sol de la población en general, en todo el mundo, por lo que se recomienda asolearse 15 minutos, tres veces a la semana, sin bloqueador, de preferencia de las 10 de la mañana a las tres de la tarde.

Radio Centro Noticias

Foto: guiadesalud.com

Compartir

Comentarios