El emperador japonés Akihito realizó la tarde de este martes la principal ceremonia de abdicación, la primera en Japón en más de dos siglos. Su primogénito, Naruhito, será quien reciba el trono.

El emperador Akihito, como parte de la ceremonia de abdicación, ofreció su último discurso en donde expresó su gratitud al pueblo japones.

En su mensaje, Akihito afirmó que desde que ascendió al trono hace 30 años, ha desempeñado sus funciones con un profundo sentido de confianza y respeto por la gente, por lo que les agradeció su apoyo para convertirse en símbolo del Estado.

Akihito será emperador hasta la medianoche de este martes, cuando pase el trono a su hijo mayor, el príncipe heredero Naruhito, de 59 años, lo que da inicio a una nueva era imperial.

El país entrará en la era llamada «Reiwa», que significa Bella Armonía, y se prolongará durante todo el reinado de Naruhito.

Fue a mediados de 2016 cuando el emperador dijo que quería dejar el trono porque ya no podía ejercer el cargo «en cuerpo y alma» debido a su edad y a su estado de salud.

Las ceremonias protocolarias se realizarán los días 30 de abril y 1 de mayo y se celebrarán en una de las salas más elegantes del palacio imperial.

Naruhito se convertirá en el nuevo símbolo del pueblo y de la unidad de la nación, de acuerdo con la Constitución del país oriental que entró en vigor en 1947.

 

Redacción; Radio Centro Noticias

Foto: Twitter

Comentarios