Entre un mar de banderas venezolanas y al grito de ¡sí se puede!, miles de opositores, vestidos algunos con camisetas blancas y gorras tricolor, salieron a marchar por autopistas y avenidas del este de Caracas, mientras el gobierno de Nicolás Maduro hacía frente a un apagón nacional que se ha extendido por más de 40 horas en algunas parte de la capital y ciudades del interior.
Las movilizaciones opositoras esperaban culminar en los alrededores de la avenida Victoria, en el oeste de la capital, donde se apostaron desde comienzos de la jornada centenares de policías nacionales, con escudos y equipos antimotines, para bloquear el paso de la marcha.
Sosteniendo con sus manos un cartel en el que se leía SOS Venezuela, María Consuelo Fernández, una educadora de 47 años, afirmó con los ojos llenos de lágrimas que seguía en las calles porque quiere un futuro mejor para sus dos hijos que no se merecen lo están viviendo.
Al mismo tiempo, centenares de seguidores del gobierno y empleados públicos, vestidos algunos con camisetas rojas, se unieron a la “marcha antiimperialista” que se realiza en una de las principales avenidas del centro de la capital en rechazo a las presiones que ha ejercido Estados Unidos, en alianza con la oposición local, contra Maduro. Éstas incluyen nuevas sanciones económicas para cercar financieramente al gobierno, muy golpeado por la crisis económica, y la suspensión de visas a funcionarios venezolanos.
En tanto, varias zonas estratégicas de Venezuela continúan sin energía eléctrica por el apagón nacional iniciado el pasado jueves.
Aunque en algunas zonas de Caracas, la capital el servicio se restableció de manera parcial, aún afecta los hospitales, en medio de una disputa política que ha involucrado gobiernos de otros países.
Con información y foto de AP

Comentarios