La Unión Americana de Libertades Civiles, aseguró que, desde el año pasado, cuando se ordenó la práctica de separar familias debía ser restringida drásticamente, 911 niños habían sido alejados de sus padres en la frontera sur de Estados Unidos.
En un documento presentado a una corte de San Diego, el grupo recalcó que, entre ellos, había 678 cuyos padres enfrentaban acusaciones de conducta criminal.
Otras razones de la separación incluyen una supuesta filiación con pandillas, inquietudes sobre ineptitud o por la seguridad de los menores, una relación familiar no verificada, o enfermedad de los padres.
En junio de 2018, un juez ordenó que la práctica de separar familias en la frontera sur fuera suspendida,con excepción de circunstancias específicas, como los antecedentes penales de los padres o inquietudes por la seguridad de un menor.
Con información y foto de AP

Redacción Radio Centro

Compartir

Comentarios