Con un formato diferente al de sus antecesores, el presidente Andrés Manuel López Obrador rindió su primer informe de labores en Palacio Nacional.
Afirmó que la mayoría de los mexicanos apoya la cuarta transformación, y sentenció que sus adversarios están “moralmente derrotados.”
Sin la presencia de líderes de partidos políticos de oposición, el primer mandatario pronunció un discurso de 95 minutos en el patio de honor, ante 600 invitados y 150 representantes de los medios de información.
Al final de su mensaje, dijo que los que se oponen al cambio viven aturdidos y desconcertados, pero la mayoría de los ciudadanos está feliz y contenta. Reconoció que su gobierno ha tenido suerte, porque lleva a cabo una transformación, con poca confrontación y sin violencia política.
“No dejan de existir, ni queremos que desaparezcan, las protestas legítimas de los ciudadanos, ni los reclamos de nuestros adversarios, los conservadores que se oponen a cualquier cambio verdadero y están nerviosos o incluso fuera de quicio. Sin embargo, no han podido constituir, y esto lo celebramos y toco madera, para que no se pueda crear un grupo o una facción con la fuerza de los reaccionarios de otros tiempos. Además, lo digo con respeto, no quiero que se entienda como un acto de prepotencia o una burla, es lo que estoy percibiendo: están moralmente derrotados”.
En esta ocasión, no hubo un gran despliegue militar dentro y fuera de Palacio Nacional, ni vallas metálicas en las inmediaciones. El patio de honor tuvo una decoración discreta, con pendones de la bandera de México colgados en los balcones.
Para los invitados hubo sillas acojinadas, de las cuales al menos 70 permanecieron vacías durante el mensaje, mientras que, para los medios, sillas de plástico.
Sin portar la banda presidencial, López Obrador reconoció que su gobierno tiene que trabajar mucho en materia de seguridad, porque no hay buenos resultados en cuanto a la incidencia delictiva del país.
“Pero constituye nuestro principal desafío, yo soy un hombre de desafíos, de retos y soy perseverante, y por eso puedo decir que estoy seguro que vamos a lograr serenar al país, se va a pacificar México. Eso es un compromiso”.
Añadió que, hasta el momento, 58 mil 600 elementos de la Guardia Nacional han sido desplegados en 150 coordinaciones territoriales, y expuso que su gobierno dedica tiempo y recursos, a la búsqueda de los desaparecidos por la violencia, entre ellos los normalistas de Ayotzinapa.
En el discurso, el cual fue interrumpido al menos en 30 ocasiones por los asistentes con aplausos, el presidente admitió que la economía está creciendo poco, pero destacó que no hay recesión y la distribución del ingreso es más justa, lo que se traduce en desarrollo y bienestar.
“El objetivo más importante del gobierno de la Cuarta Transformación es que en 2024 tengamos una sociedad mejor, que la población esté viviendo en un entorno de bienestar. Vuelvo a proclamar por convicción, por humanismo, que, por el bien de todos, primero los pobres. Sólo con una sociedad justa lograremos el renacimiento de México. El país no será viable si persisten la pobreza y la desigualdad. Es un imperativo ético”.
López Obrador resaltó que los empresarios están cooperando con inversiones, creación de empleos, utilidades razonables, contribuciones y compromiso social.
Entre los empresarios que asistieron al informe destacan Carlos Slim, Alfredo Harp Helú, Emilio Azcárraga, Germán Larrea, Luis Niño de Rivera, Carlos Salazar y Antonio del Valle.
Además, estuvieron los presidentes del INE Lorenzo Córdova, de la Suprema Corte Arturo Zaldívar, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, el gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León y el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero. También los 31 gobernadores y la jefa de gobierno de la Ciudad de México.
Con información de Gaspar Vela.

Foto: Gobierno de México

Compartir

Comentarios