El primer ministro Justin Trudeau fue reelecto para dirigir el Gobierno de Canadá por un segundo mandato, que se verá obligado a hacerlo sin una mayoría en la Cámara de los Comunes y sin el voto popular.

Según los resultados provisionales, el Partido Liberal (PL) de Trudeau obtendrá 156 de los 338 diputados de la Cámara Baja del Parlamento, 14 menos de los necesarios para gobernar sin el apoyo de otros grupos políticos.

En las elecciones de 2015, los liberales obtuvieron 184 escaños.

El Partido Conservador (PC) logró 122 diputados, frente a los 99 del 2015, el soberanista Bloque Quebequés (BQ), obtuvo 32 diputados; el socialdemócrata Nuevo Partido Democráta (NPD), 24; el Partido Verde, 3 y un independiente.

El gran vencedor fue el separatista BQ, que paso de 10 a 32 diputados.

A pesar de que los liberales obtuvieron 34 diputados más que los conservadores, el PC consiguió más votos que el PL: 6 millones, o un 34,5 % de las papeletas emitidas, frente a 5,7 millones o el 33 %.

En un discurso ante sus seguidores en Montreal tras confirmarse la victoria liberal, Justin Trudeau aseguró que ha «escuchado el mensaje» de los ciudadanos y extendió su mano a las provincias de Quebec y Alberta, donde el PL perdió una parte sustancial de apoyo popular.

«Queridos quebequeses, he oído el mensaje», afirmó Trudeau para añadir que el resultado deja claro que la provincia francófona quiere seguir siendo parte de Canadá, a pesar de que el BQ ha triplicado su apoyo.

Trudeau explicó que ese aumento del apoyo al BQ responde al interés de los quebequeses de que su voz «se oiga más en Ottawa», algo a lo que se comprometió a hacer.

Sobre Alberta y Saskatchewan, las dos provincias del oeste que votaron de forma masiva al PC y donde los liberales no obtuvieron ningún diputado, Trudeau dijo que «oímos su frustración» y que su Gobierno trabajará «para unir el país».

El líder del BQ, Yves-Francois Blanchet, dejó claro ante sus seguidores en Montreal que la formación que dirige «no quiere participar» en el Gobierno federal, pero que cooperará con otros partidos en aquellas propuestas que beneficien a la provincia francófona.

Blanchet señaló que el BQ se opondrá a la expansión de oleoductos hacia el este del país y añadió que su «trabajo no es hacer que el federalismo canadiense funcione», pero tampoco es impedirlo, a la espera que los quebequeses «elijan otro camino» que haga de Quebec una nación soberana.

Con información de EFE

Foto: EFE

Compartir

Comentarios