Miles de manifestantes salieron hoy a las calles de Hong Kong en dos manifestaciones no autorizadas por la Policía para clamar contra las autoridades en el decimonoveno fin de semana consecutivo de protestas.
Horas después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, dijera en Washington, frente al viceprimer ministro chino Liu He que las protestas en Hong Kong «se habían reducido», miles de hongkoneses se echaron a las calles para oponerse a la reciente ley antimáscara.
Mientras que los jóvenes se concentraron en la turística zona de Tsim Sha Tsui, los mayores lo hicieron al otro lado del puerto, y centraron su protesta una sentada de 48 horas.
En la protesta de hoy, los jóvenes enmascarados algunos de los cuales bloquearon las calles y vandalizaron mobiliario urbano y algunos locales de propiedad privada mostraron su oposición a la invocación, por parte de la jefa del Gobierno hongkonés.
Los mayores, cuya protesta fue organizada por el grupo «Manifestantes de Melenas Plateadas», también se arriesgaron a terminar en la cárcel, ya que las penas por reunión ilegal pueden llegar a los cinco años de prisión, aunque los participantes no parecían preocupados. 
Desde finales de julio, la Policía ha denegado el permiso a numerosas manifestaciones, lo que ha contribuido a reducir el número de participantes en este importante centro financiero internacional
No obstante, algunos manifestantes han optado por tácticas más radicales que la protesta pacífica y los enfrentamientos violentos con la Policía son habituales.
Con Información y foto de EFE

Comentarios