El nuevo gobierno de Italia tomó posesión este jueves y sus primeras decisiones indican que se distanciará de la postura populista y euroescéptica de la coalición a la que reemplazó.
La primera coalición del primer ministro Giuseppe Conte duró 14 meses pero colapsó cuando el partido derechista la Liga, encabezado por Matteo Salvini, abandonó el gobierno donde también participaba otro partido populista, el Movimiento Cinco Estrellas.
En el nuevo gobierno el Partido Democrático, centro-izquierdista y enfáticamente proeuropeo, reemplazó a la Liga como socio minoritario.
Conte y su gabinete prestaron juramento en una ceremonia conducida por el presidente del país, en el Palacio Quirinale.
El líder del Partido Democrático, Nicola Zingaretti, ha prometido usar la influencia de la agrupación para garantizar que Italia pueda ayudar a la Unión Europea a resistir los movimientos nacionalistas que han surgido en el continente entre ellos los seguidores de Salvini.
Con información y foto de AP

Comentarios