Así lo aseguró el presidente iraní, Hasán Rohaní, durante una reunión de delegaciones de alto rango de Irán e Irak en Teherán, al mismo tiempo que señaló que los problemas regionales deberían resolverse mediante el diálogo y la cooperación entre vecinos.
El mandatario sostuvo que la República Islámica de Irán no tiene la intención de aumentar las tensiones en la región, y nunca iniciará una guerra y conflicto alguno.
Por su parte, el jefe de Estado Mayor de la Marina de Irán, el contralmirante Hosein Janzadi, aseguró que los militares bajo su mando vigilan a todos los buques enemigos que navegan por el Golfo Pérsico, especialmente a los de Estados Unidos.
La crisis en el Golfo Pérsico aumentó luego de que el pasado viernes, la Guardia Revolucionaria iraní capturara al petrolero británico “Stena Impero” en el estrecho de Ormuz.
Redacción: Radio Centro

Foto: AP

Comentarios