Con la bendición de las palmas y de los nazarenos, este domingo, a las ocho de la mañana comenzó una procesión por los 8 barrios de la demarcación y en la parroquia de San Lucas tuvo lugar una ceremonia religiosa para agradecer un año más de esta escenificación.
En el atrio se llevaron a cabo las primeras escenas, las predicciones de Jesús y la despedida de su madre.
Posteriormente en la explanada de la Macroplaza los actores escenificaron un par de escenas más, la curación de los leprosos y el encuentro con los niños.
La procesión de los nazarenos concluyó en el santuario de la Cuevita, donde recibieron la bendición del obispo de Iztapalapa y tuvo lugar la bendición de las palmas.
Con información y foto de Miguel Luna Flores.

Comentarios