El papa Francisco advirtió a los obispos y líderes religiosos que participaban en una histórica cumbre sobre la prevención de abusos sexuales en la Iglesia, que los fieles católicos de todo el mundo exigen más que una simple condena de los delitos.

Escuchen el clamor de los jóvenes que quieren justicia y aprovechen la ocasión para “transformar este mal en una oportunidad de comprensión y purificación, dijo Francisco a los 190 líderes de conferencias episcopales y órdenes religiosas que asisten al encuentro.

El pontífice recordó a la jerarquía católica que su responsabilidad a la hora de lidiar eficazmente con los curas que violaron y abusaron se menores influye en el proceso

Más de 30 años después del estallido del escándalo en Irlanda y Australia, y a 20 años en Estados Unidos, obispos y líderes católicos de Europa, Latinoamérica, África y Asia niegan la existencia de abusos sexuales por parte del clero o minimizan el problema.

El primer papa latinoamericano de la historia, convocó la cumbre tras haberse equivocado en un conocido caso de encubrimiento de abusos sexuales en Chile el año pasado.

La cumbre busca ser un tutorial para que los líderes de la institución aprendan la importancia de prevenir los abusos sexuales en sus iglesias, de atender a las víctimas e investigar los casos cuando ocurren.

Antes del arranque del histórico encuentro, activistas en Polonia derribaron de madrugada la estatua de un sacerdote ante las crecientes denuncias de que habría abusado de menores.

Redacción y foto de AP

Compartir

Comentarios