El cambio climático provoca incendios más frecuentes e intensos en la costa oeste de Estados Unidos y el humo que generan se desplazará por todo el continente y afectará a decenas de miles de personas, causando incluso muerte prematuras.
Científicos han revelado que se hace cada vez más visible que habitantes en ciudades y zonas rurales se preparen para otro verano de cielos plomizos a lo largo de la costa del Pacífico y de las Montañas Rocosas, regiones seguramente más afectadas por incendios asociados con la resequedad y el calor.
Las autoridades se preparan para nuevos posibles incendios y en Seattle planean adaptar cinco edificios municipales para usar como refugios.
Científicos de la NASA y de universidades, por su parte, mejoran las imágenes satelitales que ayudan a pronosticar en qué dirección viajarán las nubes de humo y qué tan intensas serán. Las autoridades municipales usan esos pronósticos para alertar a la gente si debe evitar salir a la calle por condiciones ambientales no saludables.
Se calcula que en las próximas tres décadas más de 300 condados de la zona oeste de Estados Unidos soportarán nubes de humo producto de incendios forestales.
Los más afectados son los pacientes con asma y otros problemas respiratorios, parta quienes el episodio fue como si hubiesen vuelto a fumar por dos meses. Las personas más vulnerables pueden morir días o semanas después de estar expuestas al humo, alertaron especialistas.
Científicos de la Agencia de Protección Ambiental, revelaron que en la última década fallecieron prematuramente unas 2 mil 500 personas anualmente tras haber estado expuestas al humo de incendios forestales.
Se calcula que en Estados Unidos hay unas 20 mil muertes prematuras anuales asociadas con el humo.
 

Redacción Radio Centro Noticias

Foto: archivo-es.greenpeace.org

Compartir

Comentarios