Además de improvisado”, el envío de 6 mil elementos de la Guardia Nacional a la frontera sur, reducirá 28% la fuerza para atender la inseguridad, alertó Marko Cortés, presidente nacional del PAN.

En un comunicado, destacó que de los 21 mil 170 elementos con que se tenía previsto inicie el 30 de junio esta nueva corporación de élite, sólo 15 mil estarán destinados a apoyar las tareas para mejorar seguridad, lo que implica una reducción de fuerza de 6 mil elementos.

El líder panista Marko Cortés agregó que esto muestra el “desdén” del gobierno de Andrés Manuel López Obrador por atender la principal demanda de los mexicanos que es la seguridad, con tal de cumplir primero con las exigencias y caprichos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El Presidente de Acción Nacional dijo que la estrategia de enviar a la Guardia Nacional a la frontera sur, es arbitraria porque no fue creada para objetivos migratorios, sino para tareas de seguridad pública.

Además, subrayó que la coordinación de su despliegue en esa zona viola la ley, porque está a cargo de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y no de la Secretaría de Seguridad Pública ( SSP) y, porque el operativo recae en un mando militar en activo y no en uno civil, como quedó establecido en la reforma Constitucional y en la Ley Orgánica.

En ese sentido, Marko Cortés comentó que hay un claro “desprecio” del Presidente de la República y su gobierno por respetar la Constitución y las leyes, ademas será más preocupante lo que suceda en materia de derechos humanos, porque los operativos antiinmigrantes de la Guardia Nacional se realizan de forma improvisada y sin protocolos de actuación.

Con información de Yadira Rodríguez
Foto Twitter

Compartir

Comentarios