Luego de que la empresa JP Morgan publicó un análisis, alertando sobre la posibilidad de que se reduzca la calificación a la deuda soberana de México, el Ejecutivo Federal aseguró que en lo financiero va muy bien el país, que son sanas las finanzas y que le informó la Secretaría de Economía, que en el primer trimestre se incrementó la inversión extranjera en 10 mil millones de dólares, 7% con respecto al año pasado.
Destacó además que el peso con relación al dólar se ha apreciado; que instituciones financieras, le autorizaron a nuestro país la ampliación del plazo de 3 a 5 años para utilizar un fondo revolvente, se amplió el capital del mismo hasta 8 mil millones de dólares y bajaron las tasas de interés.
“Qué significa esto, que hay confianza en el país. Va bien la economía, de todas maneras, las calificadoras son libres y ellos van a decidir. Yo no veo, lo digo con sinceridad -afortunadamente- ningún problema financiero. Veo que tenemos finanzas públicas sanas”, insistió el mandatario.
De hecho, el Ejecutivo Federal ofreció otro dato: que existe un fondo de estabilización para contingencias, con alrededor de 300 mil millones de pesos, mismo que no se utilizó ni siquiera para apoyar a Pemex; pero además hay otro fondo de subejercicios de 80 mil millones de pesos y la instrucción -dijo- es no se toque por si las moscas. Reiteró que no se va a contratar deuda.
López Obrador, además, negó que exista un proyecto estatizado en el Plan Nacional de Desarrollo. Lo que ocurre, explicó, es que las empresas no siempre quieren invertir en el desarrollo, como ocurre con la telefonía celular, y es ahí donde el Estado tiene que intervenir para dotar de servicios a la población.
Con información y foto de Daniel Rosas

Comentarios