Tras el hallazgo, la jueza del tribunal testamentario del condado de Oakland, Jennifer Callaghan, determinó que un perito experto en caligrafía examine el testamento pero también la Corte asumirá un papel decisívo sobre el patrimonio de la extinta cantante, como la venta de propiedades.
Un documento manuscrito del 2014 muestra que, al parecer, la reina del soul quería que su hijo, Kecalf Franklin, fungiera como representante de su patrimonio, estimado en varios millones de dólares. Erich Speckin fue contratado por el hijo de Aretha Franklin para verificar la caligrafía de la interprete.
Sin embargo, los abogados del patrimonio de Franklin aseguran que no existen pruebas para creer que Kecalf Franklin tiene la habilidad de administrar el patrimonio.
Tras el deceso de Aretha Franklin hace un año, sus herederos acordaron poner los bienes en manos de la sobrina de la intérprete, Sabrina Owens, quien es una administradora universitaria.
Los abogados de Theodore White II afirmaron ante la Corte que White debería ser nombrado coalbacea, junto con Owens.
Los nombres de White y Owens figuran en un testamento manuscrito del 2010, pero fueron tachados en el documento encontrado en los cojines del sofá en la casa de la dama del soul, en 2014.
Redacción Radio Centro

Foto: AP

Comentarios