El Secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo insistió en que de haber continuado con el operativo para cumplimentar una orden de aprehensión provisional con fines de extradición contra Ovidio Guzmán López hubiera implicado un altísimo número de bajas colaterales.
Dijo que su objetivo fue garantizar las vidas humanas “No buscamos enlutar hogares, sino resarcir el desgarrado tejido social de nuestra patria. No vamos a regresar a los tiempos de las masacres generalizadas”
“No nos interesa andar por la vida envueltos por un manto de sangre derramada, vamos a ganar el desafío de la paz, pero sin convertir a México en un cementerio mayor al que ya ha sido por tantos años”.
Hizo énfasis en que no abandonarán su estrategia de paz. “No hay falta de estado, ni ausencia del gobierno federal en la decisión que se tomó”.
Por su parte el titular de la Secretaría de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval confirmó que la violencia que se presentó fue derivada de una acción directa para la captura de un presunto delincuente que contaba con una orden provisional de aprehensión con fines de extradición, emitida por un Juez federal.
Reconoció que los elementos de la policía ministerial responsables del operativo actuaron de manera precipitada, con deficiente planeación y falta de presión sobre las consecuencias de esta acción.
Se desestimó el poder de convocatoria y la capacidad de respuesta de este grupo criminal, al advertir el alto índice de violencia generalizado que se produjo el gabinete de seguridad decidió ordenar el retiro de las fuerzas de seguridad en la ciudad.
Por lo que el grupo criminal suspendió los ataques y liberó al personal militar que había sido retenido.
Lamentablemente un civil murió en este fallido operativo; en total hubo 8 fallecidos y 16 heridos.
Además 51 internos del penal de Aguaruto se fugaron, y sólo han sido recapturados 6 presos.
Redacción Radio Centro

Foto: gob.mx

Comentarios