Cinco fiscales brasileños firmaron una demanda para la suspensión inmediata del decreto promulgado el siete de mayo por el presidente Jair Bolsonaro, que hace más accesible la obtención de armas y municiones en el país.

El decreto permite, acceder, vender y adquirir armas de fuego a diferentes sectores de la población, a través de una autorización de la Policía Federal e incrementa la adquisición de municiones de los dueños de armas de fuego, pasando de 50 cartuchos al año, a mil o cinco mil por licencia.

Los fiscales federales dijeron que existía una mala regulación del decreto, dejando que cerca de 18,6 millones de residentes rurales puedan adquirir armas de una manera más fácil, al igual que la esfera criminal.

Al caso de la Fiscalía se suma al del Tribunal Supremo del país, que hace una semana solicitó al presidente proporcionar más información, mientras la oposición manifestó que el decreto es un abuso de la autoridad del ejecutivo que tenía que ser aprobado por el Congreso.

El presidente ultraderechista y ex miembro del ejército, prometió durante su campaña, permitirles a los brasileños defenderse de los criminales, al ser la nación con más homicidios en el mundo, además de decir recientemente que la vida de un buen ciudadano, no tiene precio.

Ante medios locales, el Ministro de Justicia Sergio Moro, explicó que si existe alguna irregularidad, el legislativo o la Corte deberán hacer la revisión pertinente.

Redacción: Radio Centro Noticias

Foto: AP

Comentarios