Francia, Italia, Alemania y España se encuentran en alerta naranja ante las altas temperaturas, que ya provocaron la muerte de 7 personas y el cierre de miles de escuelas.
Por primera vez en su historia, el servicio meteorológico de Francia activó el aviso de peligro por calor más alto de su escala y cuatro regiones en torno a Marsella y Montpellier, en el sur del país, están bajo vigilancia especial.
La localidad de Carpentras, al sur del país galo, se rompió el récord al registrar 44.3 grados, lo que obligo a las autoridades a decretar la alerta roja por ola de calor.
Unos 4 mil colegios cerraron porque no pueden garantizar la seguridad de los alumnos y algunos más cancelaron las fiestas de fin de curso.
Algunos colegios rocían a los niños con agua y los asilos colocaron sensores de hidratación a los ancianos.
En Italia, 16 ciudades están en alerta por altas temperaturas y los servicios de protección civil repartieron agua entre los turistas que visitaban los famosos monumentos de Roma bajo un sol abrasador.
El calor se cobró al menos dos vidas en España, reportó la agencia noticiosa Europa Press.
Un hombre de 80 años se desplomó y murió en plena calle en Valladolid, en el norte del país, y un joven de 17 falleció en Córdoba, tras perder la consciencia luego de meterse en una piscina, explicó la agencia.
La ola de calor ha llevado a la gente a nadar en ríos. Cuatro personas se ahogaron en Francia en lo que va de semana, y una niña de 12 años murió también ahogada en un río cerca de Manchester, en Gran Bretaña. El Ministerio de Salud de Francia y la policía británica advirtieron que se nade solo en zonas autorizadas.
En Berlín, la policía empleó cañones de agua que suelen utilizarse en movilizaciones violentas para refrescar los árboles de la ciudad.
Con información y foto de AP

Compartir

Comentarios