Los centroamericanos también sufren malos tratos y riesgos de actos de tortura en la Estación Migratoria “Las Agujas”, ubicada en la alcaldía de Iztapalapa.
A estas instalaciones, la tercera estación migratoria de mayor tamaño en el país, llegan diariamente ciudadanos hondureños, salvadoreños y guatemaltecos, que fueron detenidos en la frontera norte y en espera de su deportación.
Luego del viacrucis que padecen, para lograr el sueño americano, los migrantes detenidos en Chihuahua, Tamaulipas y Baja California, son recluidos en Las Agujas.
En su más reciente Informe de Seguimiento, el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura informó que, a un año de emitir el Informe de Supervisión con nueve puntos recomendatarios, ninguno de estos se ha cumplido en su totalidad, por lo que persiste la plaga de chinches, los migrantes rebasan la capacidad de las instalaciones, no reciben alimentos en cantidad y calidad suficientes.
Además, advirtió que el personal no está capacitado en la prevención de la tortura.
Ante esta situación, el Mecanismo señaló que el Instituto Nacional de Migración no garantiza que las personas migrantes ahí alojados gocen de estancia digna, segura y reciban trato con debido respeto a su dignidad.
Personal del Mecanismo realizó el mes pasado una visita a esas instalaciones, para verificar el cumplimiento de las recomendaciones, en la que constataron las condiciones de insalubridad y hacinamiento que se registra en la estación migratoria.
Con información de Gabriela Díaz

Redacción Radio Centro

Foto: AP

Comentarios