Se trata de John William King, que orquestó uno de los crímenes raciales más grotescos en la historia de Estados Unidos.
Fue ejecutado a los 44 años de edad en la penitenciaría estatal de Huntsville, Texas. Fue el cuarto recluso en cumplir la pena capital este año en el país y el tercero en Texas.
William King, recibió una inyección letal por asesinar, hace casi 21 años, a James Byrd Jr. de 49 años, quien fue encadenado a la parte trasera de una camioneta y arrastrado durante casi cinco kilómetros por un camino aislado en los bosques a las afueras de Jasper en Texas.
La víctima, de raza negra, se mantuvo con vida durante al menos tres kilómetros antes de que su cuerpo se despedazara.
De acuerdo con las autoridades, el atacante era abiertamente racista, tenía tatuajes ofensivos, incluyendo el de un hombre negro colgado por el cuello de un árbol.
Redacción: Radio Centro Noticias
Foto: AP

Comentarios