Con 318 votos a favor, 121 en contra y tres abstenciones, los legisladores ratificaron reformas a diversos ordenamientos legales en materia de combate a empresas fantasma y facturas falsas.
PRI, PAN y PRD calificaron la reforma de ‘terrorismo fiscal’ porque coloca a la defraudación al fisco por más de 7.8 millones de pesos, como acto de delincuencia organizada, sujeta a prisión preventiva oficiosa.
A quienes incurran en ella serán sometidos a espionaje telefónico por considerarse amenaza a la seguridad nacional e impone extinción de dominio sobre los bienes del acusado.
Esto puede conducir a que el estado se apropie de empresas y luego las remate en subasta, ya que la meta de elevar la recaudación no la va a cumplir, afirmó la diputada del PRI, Mariana Rodríguez.
Las diputadas panistas Patricia Terrazas y Pilar Ortega advirtieron que la reforma está llena de peligrosas ocurrencias que, al aplicarse, van a desmantelar el Estado de Derecho.
El diputado Rubén Cayetano de Morena contestó que el que nada debe nada teme y, a quienes han usado facturas falsas, los llamó a portarse bien.
Paola Tenorio, también de Morena precisó que el SAT detectó ocho millones de facturas falsas entre 2014 y 2019 con una defraudación fiscal por 1.6 billones de pesos, que representa 5.5 veces proyectos Pemex, 13 veces pensión de adultos mayores y 417 veces presupuesto de la Guardia Nacional.
La minuta pasa el Ejecutivo para su promulgación y entrada en vigor.
Con información de Antonio Guzmán Redacción Radio Centro

Foto: Twitter/@CanalCongreso

Comentarios