Especialistas de la UNAM encontraron en sangre del cordón umbilical de recién nacidos moléculas que han sido relacionadas con el desarrollo de mutaciones celulares y, potencialmente, cáncer.
La investigadora María Eugenia Gonsebatt Bonaparte, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) afirmó que el vientre materno y la placenta de ninguna forma protegen a los bebés de la exposición a partículas contaminantes PM2.5, por lo que reciben el impacto de la contaminación desde el vientre, incluso de manera más intensa que sus madres.
Explicó que debido a su tamaño, las PM2.5 entran al torrente sanguíneo y distribuyen por todo el cuerpo los elementos que las conforman. Algunos de estos compuestos se unen al ADN y generan aductos, que inducen alteraciones asociadas a enfermedades respiratorias y mutaciones celulares, potencialmente carcinógenas, remarcó la experta en genética y medio ambiente.
Descubrir el aumento de aductos y micronúcleos en la población, y comprobar su asociación con las partículas contaminantes, sugiere que los recién nacidos expuestos tienen mayor riesgo de padecer problemas de salud a futuro, que aquellos que no lo están, dijo.
Redacción Radio Centro
Foto: Archivo Radio Centro

Comentarios