El hallazgo fue realizado por expertos de la UNAM.
Abisaí García Mendoza, curador de la Colección Nacional de Agaváceas y Nolináceas del Instituto de Biología, explicó que las nuevas especies descritas en la revista Acta Botánica Mexicana, son originarias del sur del país, y existen ejemplares de todas ellas en el Jardín Botánico de la Universidad.
Oaxaca es el estado con mayor diversidad mundial de agaves, al contar con al menos 40 especies de las 159 endémicas de nuestro territorio. Le siguen Sonora, Durango y Jalisco, mientras que países completos como Venezuela tienen sólo una.
“Con el incremento de la demanda de mezcal en el país, se están aprovechando especies que antes no se usaban, sin saber que algunas son nuevas para la ciencia, lo que pone en riesgo su sobrevivencia”, alertó el especialista.
Al igual que la sábila, una especie traída de África al nuevo mundo por los españoles, el agave se utiliza de manera tradicional como planta medicinal: para el control de la diabetes y para curar golpes al restablecer rápidamente el flujo sanguíneo, entre otros.
Las cuatro nuevas especies descritas en enero de 2019 son: Agave quiotepecensis, lyobaa, gypsicola y megalodonta .
Con información de Rafael Flores

Foto: fundacionunam.org.mx

Compartir

Comentarios