Philippe Barbarin, la máxima autoridad católica en Francia, fue declarado culpable por no reportar a la justicia las acusaciones de presuntos abusos sexuales a menores por parte de un sacerdote.
Las víctimas consideran que la sorpresiva decisión es una victoria para la protección de los niños y una fuerte señal hacia la Iglesia.
El tribunal de Lyon sentenció a Barbarin a seis meses de prisión suspendida por no denunciar los hechos entre julio de 2014 y junio de 2015.
Las supuestas víctimas del sacerdote Bernard Preynat dijeron que Barbarin y otras autoridades eclesiásticas encubrieron al cura durante años, pero algunas de las acusaciones habían prescrito e incluso las víctimas esperaban que el cardenal fuese absuelto. La fiscalía también se mostró contraria a una condena, alegando que no había motivos para demostrar una infracción legal
El cardenal francés Philippe Barbarin dijo que presentará su renuncia al papa Francisco tras ser condenado por encubrir a un cura pedófilo. Dijo que se reunirá con el máximo jerarca de la Iglesia Católica en unos días.
Barbarin expresó compasión por las presuntas víctimas y dijo que oraba por ellas.
Preynat confesó haber abusado de miembros de los Boy Scouts en las décadas de 1970 y 1980 y será juzgado por separado.
Redacción Radio Centro Noticias
 Foto de AP

Compartir

Comentarios