Aunque la edad es el principal factor de riesgo, no es una consecuencia natural o inevitable del envejecimiento, y quien desee salvar su cerebro, hará bien en cuidar el resto de su cuerpo con ejercicio y hábitos de vida sanos en lugar de ingerir píldoras de vitaminas.
La Organización Mundial de la Salud, reveló que alrededor de 50 millones de personas padecen algún tipo de demencia, de los cuales el más común es el mal de Alzheimer. La investigación indica que un tercio de los casos son evitables.
Y puesto que la demencia es incurable en la actualidad y tantas terapias experimentales han fallado, el enfoque preventivo puede darnos mayores beneficios en el corto plazo, dijo María Carrillo, científica jefe de la Asociación Alzheimer.
Los especialistas recomiendan: hacer ejercicios, tratar los trastornos como la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto; llevar una vida social activa y evitar o reducir hábitos dañinos como fumar, comer en exceso o beber demasiado alcohol.
Comer bien, y posiblemente seguir una dieta de tipo Mediterráneo, puede ayudar a prevenir la demencia, en lugar de consumir píldoras de vitamina B o E, el aceite de pez o los complejos multivitamínicos promovidos para la salud del cerebro “porque las investigaciones demuestran que no funcionan”.
La OMS no respalda los juegos y otras actividades que apuntan a mejorar la capacidad de pensamiento. Estos pueden ser útiles para personas de capacidad normal o deterioro leve, pero existen escasas o muy escasas pruebas de sus supuestos beneficios.
 

Redacción Radio Centro Noticias

Foto: sh-sci.org

Compartir

Comentarios