Después de agotar todas las instancias judiciales de apelación, la expresidenta argentina Cristina Fernández deberá aguardar al juicio oral para probar su inocencia por el presunto encubrimiento de los autores del atentado terrorista a un centro judío de Buenos Aires en 1994.
En 2013 Argentina firmó un acuerdo de colaboración con Irán para el esclarecimiento del ataque terrorista contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que dejó 85 víctimas y más de 300 heridos.
La justicia argentina concluyó que Irán planeó el ataque y éste fue ejecutado por el grupo terrorista islámico Jezbolá. Teherán siempre negó su responsabilidad.
Con todas las instancias de apelación agotadas, Fernández debe ahora enfrentar un juicio oral en libertad “siempre y cuando” el Senado no vote su desafuero, para lo cual se necesita el voto de los dos tercios del cuerpo. Esto parece poco probable justo cuando se especula con una eventual candidatura de Fernández para las elecciones generales de octubre.
La causa judicial contra Fernández por supuesto encubrimiento del atentado fue iniciada en enero de 2015 por el fiscal federal Alberto Nisman, quien fue hallado muerto en su apartamento pocos días antes de presentarse ese mismo mes ante el Congreso para dar detalles de su acusación contra la entonces presidenta.
 

Redacción Radio Centro Noticias

Foto: @CFKArgentina [1] 

[1] https://twitter.com/CFKArgentina

Comentarios