En el marco del Simposio “Evolución de la fibra: más allá de la regularidad” organizado por la Asociación Mexicana de Gastroenterología, el investigador de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Jorge Luis Rosado, afirmó que una dieta alta en fibra es una forma sana y rica de comer.
La ingesta diaria de fibra no sólo ayuda a tener una buena digestión, sino que previene y controla enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer. Se recomienda una ingesta de 30 gramos de fibra, todos los días, para un adecuado funcionamiento del intestino grueso (colon).
Jorge Luis Rosado explicó que cuando la masa fecal es menor en cantidad, hay mayor contacto de las sustancias cancerígenas con las células del colon, lo cual aumenta las probabilidades de tener cáncer de colon, por ello recomendó consumir más verduras, leguminosas y cereales enteros para hacer un efecto contrario.
Incluso, comer manzana y pera con cáscara aumenta el contenido de fibra, así como un licuado de mango que incluya un poco de cáscara de este fruto.
El investigador señaló que los mexicanos están muy por debajo del promedio de ingesta diaria con apenas 12 gramos al día.
Mencionó que hay dos tipos de fibra: soluble e insoluble y los beneficios dependen de cada tipo de fibra.
La soluble se encuentra en la avena, la cebada, las nueces, las semillas, los frijoles, las lentejas, los chícharos y algunas frutas y verduras y ayuda a disminuir los niveles de colesterol y glucosa; también se ha demostrado que hay mayor absorción de los minerales y mejora su fijación en los huesos en niños y adolescentes.
La fibra insoluble se encuentra principalmente en las frutas y granos enteros; y ayuda a dar volumen a las heces.
En las personas con sobrepeso y obesidad, el consumo adecuado de fibra sirve para disminuir la inflamación.
Redacción: Radio Centro Noticias

Foto: FamilyDoctor.org

Comentarios