En medio de protestas de quienes lo acusan de atizar la violencia, el presidente Donald Trump visitó Dayton, Ohaio y  El Paso, Texas,  escenarios de los tiroteos del fin de semana, que dejaron un saldo de 31 muertos, entre ellos 8 mexicanos.

La gira ha sido para “honrar a las víctimas, reconfortar a las comunidades y agradecer a los socorristas y profesionales de la salud, por sus acciones heroicas”.

Sin embargo, los habitantes acusan a Trump de inspirar el odio, con su retórica contra los inmigrantes. El jefe de la Casa Blanca minimizó estos señalamientos.

Entre gritos y portando pancartas de rechazo, miles de personas se han congregado en las calles, para exigir a Trump que mejor se regrese a Washington y regule el tema de las armas.

En Dayton, OhIo, Trump junto con la primera dama Melania Trump, visitó el hospital donde eran atendidas varias víctimas del ataque del domingo.

Redacción Radio Centro

Foto: @realDonaldTrump

Comentarios