Los manifestantes prendieron fuego a una enorme barricada levantada cerca del cuartel general de la policía, luego de que los uniformados lanzaron gases lacrimógenos contra los inconformes cuando protestaban cerca del Parlamento.
La policía justificó la decisión de prohibir las marchas por los enfrentamientos ocurridos la semana pasada.
Los manifestantes desafiaron la medida y tomaron las calles. Los inconformes vestían de negro -color emblemático de la protesta- y desfilaron por las calles coreando: «Recuperar Hong Kong, la revolución de nuestra época».
El pasado primero de julio, el Parlamento fue invadido y saqueado.
Redacción Radio Centro

Foto: AP

Comentarios