En 2012, el Chapo Guzmán le platicó al productor de su proyecto de película autobiográfica que en una ocasión el ejército mexicano lo atrapó, lo torturó y lo paseó cabeza abajo en un helicóptero, antes de liberarlo por falta de pruebas.
En el marco del juicio que enfrenta el capo en la Corte de Brooklyn, Nueva York, Alex Cifuentes, el hijo menor de una familia colombiana de narcotraficantes que vivió con el acusado en las montañas de Sinaloa, contó ante el jurado parte de esta historia.
Cifuentes, de 50 años, que colabora con la fiscalía estadounidense y testificó este miércoles por tercer día consecutivo, relató que estuvo presente en una de las entrevistas del Chapo con su productor de cine colombiano Javier Rey, que recopilaba información para el filme que el acusado quería dirigir.
Según el relato del Chapo Guzmán, los soldados le reventaron las manos con las culatas de sus rifles, le amarraron las manos y pies con una cuerda y lo pasearon en helicóptero cabeza abajo para que revelara donde escondía la droga.
Redacción Radio Centro Noticias
Foto: ejercitomexicanoo

Compartir

Comentarios