Agitando banderas iraníes, cantando “Muerte a América” y quemando banderas estadounidenses e israelíes, cientos de miles de personas salieron a las calles de todo Irán, marcando la fecha que se considera el día de la victoria en 1979.
El 11 de febrero de ese año, el ejército de Irán se retiró después de días de batallas callejeras, lo que permitió a los revolucionarios barrer todo el país mientras el Gobierno de Shah Mohammad Reza Pahlavi, respaldado por Estados Unidos, renunció y nació la República Islámica.
Militares, clérigos, estudiantes y mujeres con velo negro llenaron las calles de varias de las principales ciudades y municipios de Irán este lunes para conmemorar la Revolución Islámica, con muchos manifestantes exhibiendo retratos de Jomeini y del actual líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei.
En Teherán, la multitud se reunió en la plaza Azadi, Libertad, convertida en símbolo de la revolución que derrocó al último gobierno del shá Pahlevi.
La presencia del pueblo en esta celebración prueba que los complots de nuestros enemigos fueron desbaratados. “No permitiremos a Estados Unidos ganar esta guerra”, aseguró el presidente Hasán Rohaní, al hablar ante la gente.
Agregó que Estados Unidos anunció repetidamente en los últimos años que “Irán colapsaría, pero no sirvió. Irán asumió al contrario una posición más fuerte”.
Advirtió que no pedirán a nadie permiso para producir algún tipo de misiles con objetivos defensivos, y reafirmó la voluntad de su Gobierno de “continuar el compromiso constructivo” asumido con la comunidad internacional sobre el acuerdo nuclear firmado en 2015 con las grandes potencias.
Redacción Radio Centro Noticias
Foto: AP

Compartir

Comentarios