La capital de Francia vive un viernes negro ante la huelga del transporte público, lo que obligó a miles de usuarios a trasladarse a sus destinos por otros medios.
La huelga afecta a 10 líneas de metro que están completamente cerradas, además, los trenes que conectan con el aeropuerto dan servicio de manera parcial.
El paro fue convocado por los sindicatos de transportistas y es la primera de una serie de movilizaciones para protestar contra la reforma de las pensiones que promueve el Gobierno del presidente Emmanuel Macron.
Los transportistas han amenazado que esto es solo el principio de sus protestas.
Redacción Radio Centro

Foto: AP

Comentarios