Con aproximadamente 740 reos esperando la pena de muerte, el gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom, así lo anunció, ya que en su estado no se ha aplicado la pena de muerte desde 2006.
Afirmó que la muerte intencional de otra persona está mal y no supervisará la ejecución de ningún individuo; además de que es una sanción discriminatoria pues en la mayoría de los casos se les aplica a los enfermos mentales, personas de color y a los que no pueden pagar una buena representación legal.
Dijo que una sociedad civilizada no puede reclamar ser líder mundial si su Gobierno continúa sancionando la muerte premeditada.
Además, Newsom, anunció el cierre de la prisión estatal de San Quintín, localizada en el condado de Marín, al norte de California; donde funciona el único corredor de la muerte para hombres y la cámara de ejecución del estado.
A esta decisión, se une Colorado, Oregón y Pensilvania; y marca un punto importante en la lucha por la igualdad racial y de justicia para todos.
Redacción: Radio Centro Noticias
Foto: AP

Comentarios