Las líneas de energía eléctrica operadas por la empresa Pacific Gas and Electric (PG&E), provocaron el incendio más letal y destructivo en la historia de California, determinaron Bomberos.
El llamado “Camp Fire” en el norte de California dejó en noviembre pasado, 85 muertos, destruyó más 153 mil acres, casi 19 mil casas y las llamas consumieron la pequeña ciudad de Paradise.
PG&E ya había reconocido que su equipamiento probablemente fue el culpable del desastre y la agencia estatal de protección contra incendios, Cal Fire, lo confirmó oficialmente, tras concluir “una investigación muy meticulosa y exhaustiva”.
El informe completo no se dio a conocer al público, sino que se transmitió a los fiscales del condado de Butte, quienes decidirán si inician un proceso legal por el incendio.
El documento podría llevar a que se presenten cargos contra PG&E, que ya ha sido demandada por las personas que perdieron sus hogares y negocios, y por compañías de seguros y asociaciones cívicas locales.
 

Redacción Radio Centro Noticias

Foto: npr.org

Compartir

Comentarios