Continúan las alertas por fuertes lluvias, por posibles tonados e inundaciones en el estado de Luisiana, Estados Unidos por el paso de la tormenta tropical Barry.

Barry es el primer huracán de la temporada en el Atlántico, aunque al llegar a tierra se convirtió en una tormenta tropical que ha tenido gran impacto en territorio estadounidense.

El estado de Luisiana se mantiene alerta por las posibles inundaciones en ríos y canales, mientras la lluvia sigue azotando a Nueva Orleans, e inclusive la tormenta fue tan fuerte que en el aeropuerto se llegaron a suspender todos los vuelos durante el día sábado.

El Centro Nacional de Huracanes informó a las 16 horas, que la tormenta se encontraba al noreste de Shreveport, con una intensidad disminuida a 55 kilómetros por hora y dirigiéndose a Arkansas.

El administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, Pete Gaynor, dijo que aún existe riesgo por las lluvias, por lo que continúan las alertas en las zonas costeras.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards le pidió apoyo directamente al presidente Donald Trump, por el impacto de la tormenta, el cual agradeció por haber sido aprobado.

La alerta por tornados se mantiene en los estados de Luisiana, Misisipi, el oeste de Alabama y el este de Arkansas, de acuerdo con la NHC.

A pesar de que lo niveles de lluvia bajaron entre 15 y 30 centímetros, se mantiene la alerta por estar los ríos y canales a su límite.

A medida que Barry avanza al centro se pronostica que se pueda degradar más, hasta llegar a un sistema de baja presión.

Redacción: Radio Centro

Foto: AP

 

Comentarios