A pesar de los avances alcanzados para reducir el consumo de tabaco, los gobiernos deben tomar más medidas para ayudar a los 1.100 millones de fumadores a dejar el hábito, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El consumo de tabaco ha bajado proporcionalmente en casi todos los países, sostuvo la OMS en un reporte, pero el crecimiento de la población implica que el número de personas que fuma sigue siendo muy alto.

Cerca de un 80% de los 1.100 millones de los fumadores del mundo viven en países de ingresos bajos y medios.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general del organismo indicó que los gobiernos que introdujeron políticas antitabaco, como elevar los impuestos a los cigarrillos y prohibir la publicidad, aportaron «las herramientas prácticas para ayudar a la gente a dejar el hábito, sumando años a sus vidas».

Recordó que fumar y otros usos del tabaco llevan a la muerte de más de 7 millones de personas al año en todo el planeta, según las cifras más recientes.

Muchos de esos fallecimientos son por afecciones cardiacas, derrames y otras enfermedades, así como por cáncer al pulmón y otros tipos de cáncer.

La OMS instó a los gobiernos a realizar mayores esfuerzos para introducir medidas como: servicios gratuitos a personas que quieren dejar de fumar, protección contra el humo del tabaco, advertencias gráficas sobre los peligros del consumo, impuestos más altos a los productos y vetos a la publicidad.

Redacción Radio Centro

Comentarios