Mil 130 mujeres extranjeras que habían sido secuestradas fueron rescatadas en el país asiático durante el segundo semestre del 2018 en operativos coordinados con cinco naciones más.

Las víctimas eran llevadas a China con la promesa de tener un buen trabajo para luego esclavizarlas y venderlas para casarse contra su voluntad.

Los traficantes suelen drogarlas, quitarles el dinero, el teléfono y los documentos de identidad. Luego, son llevadas a aldeas rurales aisladas donde no pueden comunicarse porque desconocen el idioma.

Desorientadas y separadas de sus familias, las secuestradas tienen problemas para conseguir ayuda, por lo que aceptan casarse para no seguir esclavizadas.

El rescate de las más de mil mujeres es el más importante en la historia de ese país.

La demanda de novias extranjeras ha ido en aumento en China como consecuencia de la ley que limitaba a las parejas a tener un solo hijo, lo que alteró el equilibrio de género durante décadas, hasta que el gobierno la cambió hace tres años. Muchos hombres en el campo tienen problemas para encontrar esposa, sobre todo si no tienen auto, vivienda o un trabajo bien remunerado.
Las agencias matrimoniales son una práctica legal y aceptada en China, y los matrimonios transnacionales se han vuelto cada vez más comunes; sin embargo, la ley prohíbe la venta de novias extranjeras para desalentar el tráfico de mujeres.

Redacción Radio Centro Noticias

Foto: AP

Compartir

Comentarios