Por unanimidad de 445 votos, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó la Reforma Constitucional de Paridad de Género, con lo cual la mitad de los cargos públicos a nivel federal, estatal, municipal y en órganos autónomos deberán de ser para mujeres.
Las legisladoras de todas las bancadas festejaron el dictamen de reforma a varios artículos de la Constitución. Mostraron pancartas de júbilo por una reforma que saldará una deuda histórica con quienes han dado esta lucha.
El documento puntualiza que deberá observarse la paridad en los nombramientos de titulares de las secretarías de despacho del Poder Ejecutivo federal y sus equivalentes en las entidades federativas y en la integración de los organismos públicos autónomos.
Establece que se elegirán representantes indígenas ante los ayuntamientos observando en principio de paridad de género. Y detalla que deberá haber paridad en las candidaturas de los partidos, en la integración de Cámaras de Diputados y Senadores y determina que la Suprema Corte de Justicia de la Nación estará compuesta por 11 integrantes ministras y ministros.

Las disposiciones transitorias establecen un plazo de un año improrrogable, a partir de la entrada en vigor del decreto, para que se realicen las adecuaciones normativas para observar el principio de paridad de género en los términos establecidos en el segundo párrafo del artículo 41 constitucional.

Esta reforma pasa a los Congresos locales para su aprobación.

Con información y foto de Antonio Guzmán

Comentarios