El presidente Andrés Manuel López Obrador defendió a los anarquistas; pero no a los que hicieron destrozos durante la marcha de los familiares de Ayotzinapa; de ellos dijo, son una de las corrientes del conservadurismo.
Defendió a los anarquistas como Ricardo Flores Magón; sobre los encapuchados dijo, incurrieron en excesos.
Pese a que fue el Ejecutivo quien sacó el tema durante la mañanera de este viernes, trató luego de no darle demasiada importancia e hizo ver que, por lo mismo, no debe responderse con el uso de la fuerza, pese a que la autoridad pudo haber hecho las detenciones en flagrancia, al momento de los destrozos.
Agregó que asumirá el gobierno federal la parte que le corresponde por los daños ocasionados, al tiempo que dijo será el gobierno capitalino el que investigue quién puede estar detrás de las acciones tomadas por los grupos de encapuchados.
Con información de Daniel Rosas

Foto: Presidencia

Comentarios