Un Tribunal Colegiado otorgó un amparo a una menor con autismo, a fin de que pueda reincorporarse a clases en un Colegio Particular en la Ciudad de México que violó su derecho a la educación y a la no discriminación.
Esto, luego de que la directora del Colegio determinara que la estudiante de quinto grado de Primaria debía tener un horario diferente al resto de los alumnos, reduciendo las horas de clase, además de condicionar su permanencia al cambio de la maestra “sombra“, quien acompaña a la menor, exigiendo ciertas características físicas.
Por unanimidad, los magistrados consideraron que la orden unilateral y obligatoria de la directora genera efectos que limitan, excluyen y segregan a la menor de edad por su discapacidad, violando el artículo tercero constitucional.
Advirtieron que, conforme a la Constitución y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, los alumnos con necesidades educativas especiales deben tener acceso al sistema de educación general y encontrar acomodo en él sin exclusión a fin de garantizar que todos puedan aprender juntos.
Sostuvieron que las personas con discapacidad tienen derecho a una educación inclusiva a todos los niveles, sin discriminación y en igualdad de oportunidades.
Con información de Gabriela Díaz
Foto: Colegio Senda

Compartir

Comentarios