Este miércoles, al menos 28 personas murieron al oeste de Afganistán cuando el autobús en el que viajaban golpeó una bomba colocada sobre la ruta.

El portavoz de la provincia de Farah, Muhibulah Muhib, informó que un autobús de pasajeros que circulaba por la autovía entre Kandahar y Herat, golpeó una bomba talibán situada en la ruta. Hasta el momento hay 28 muertos y 10 heridos, y agregó que todos eran civiles, la mayoría mujeres y niños.

Farooq Barakzai, vocero del gobernador de Farah, confirmó el balance y advirtió que el número de víctimas podría elevarse en las próximas horas.

Tras el ataque, ningún grupo extremista ha reivindicado el atentado, que tuvo lugar un día después de que la ONU afirmara que la población civil continuaba siendo asesinada a un ritmo «inaceptable» en Afganistán, a pesar de las negociaciones para poner fin a décadas de guerra.

De acuerdo con la misión de las Naciones Unidas en Afganistán, el número de víctimas mortales en los seis primeros meses de 2019, fue de 1.366 civiles muertos y 2.446 heridos, una reducción del 27 % respecto al mismo periodo de 2018.

De esta cifra, un tercio son niños, debido a que las municiones sin explotar son manipuladas por los menores, sin ser conscientes de los riesgos.


 

Redacción: Radio Centro

Foto: Twitter

Comentarios