La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) admitió a trámite las acciones de inconstitucionalidad en contra de la llamada “Ley Bonilla”, con las que se pretende revertir la reforma que amplía de dos a cinco años el mandato a la gubernatura de Baja California.

Sin embargo, el ministro instructor, Fernando Franco, negó la suspensión para impedir la toma de protesta del Gobernador electo de la entidad, Jaime Bonilla, al sostener que no se cuestiona la legitimidad del triunfo electoral del candidato de Morena para los dos primeros años de gobierno, sino el cambio legislativo que se llevó a cabo después de la contienda para ampliar el mandato.

Consideró que no es necesario resolver las acciones de inconstitucionalidad antes de que el Ejecutivo local rinda protesta para asumir el cargo, dado que la impugnación mantiene sus efectos.

Esto al admitir las demandas presentadas por el PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, estos últimos solicitaron la suspensión para impedir la toma de protesta de Jaime Bonilla, el próximo 1 de noviembre.

El ministro dio un plazo de seis días al Congreso de Baja California para contestar la demanda; además de solicitar al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emita su opinión sobre el caso.

En tanto, la controversia constitucional del actual Gobernador Francisco Vega aún no es admitida a trámite.

El segundo periodo de sesiones de la Suprema Corte concluye la primera quincena de diciembre, por lo que aún se desconoce si el proyecto de sentencia podrá discutirse en este periodo

Con información de Gabriela Díaz

Foto: Archivo

 

Compartir

Comentarios